|
Entrevista | Promesas y traiciones de la cultura masiva
entrevista_papalini

 

Coordinadora Vanina Papalini

En entrevista directa con Edulp, Vanina nos contó acerca de las tecnologías de la información y la comunicación, a la luz del proceso democrático. Historia y continuidades de 30 años de democracia en la cultura masiva.

¿Cómo impactan las TIC en la cultura masiva? ¿Cómo influyen en la vida cotidiana, o redefinen la vida de relación?
Las TIC obligan a introducir cambios de distintos tipos: cambios en el modo de producción de las noticias, cambios en la relación con los públicos, cambios en la velocidad de circulación de la información. Por otro lado, la miniaturización de las tecnologías y su integración las hacen portables, constantemente se puede estar, por ejemplo, escuchando música, sacando fotos o filmando, comunicándose. Es decir que, tanto a nivel de la cultura, sus instituciones, sus sistemas, como a nivel micro, en la vida cotidiana, dejan su huella. Un aspecto que se enfatiza aquí es la segmentación de la elección de contenidos; ya no se accede a un número limitado de emisiones sino que éstas se amplían hasta la personalización. Sin dudas estos cambios son muy importantes, y se han hecho muy evidentes en los últimos 20 años.

 

¿Qué pasa con los medios tradicionales frente a lasTIC?
Los medios pasaron por distintos estadios en relación a las TIC. Primero, temieron su desaparición, sobre todo la prensa. Luego, incorporaron este recurso (por ejemplo, en los segmentos en los que se habla de las principales tendencias en las redes, o mediante la utilización de redes sociales para votar y dar opiniones, o con la habilitación de blogs para que los ciudadanos sean también productores de noticias) y se entendieron con el nuevo periodismo, trabajando para medios on line. Yo diría que hay ahora una buena integración, no todavía cómoda, pero ensamblándose mejor y adquiriendo nuevos perfiles que definen la especificidad de cada medio con interacciones entre ellos.

 

¿Las TIC han agrandado la brecha entre las diferentes clases sociales, han creado malentendido entre diferentes generaciones?
Las TIC habilitan un modo de inserción en el mundo, al igual que todos los bienes y servicios de los que disponemos. No son las responsables de las brechas generacionales ni de clases y, como cualquier objeto de consumo, su acceso depende de la capacidad económica y de las competencias de los usuarios. Lo que quiero decir es que la división de clases y las culturas generacionales están antes de la aparición de las TIC. No nos preguntamos si tener un auto (en sus diferentes modelos, tamaños, marcas) refuerza la diferencia generacional o la brecha de clases. Simplemente, es una expresión de ellas.

 

¿Cuál es el destino del libro frente a las TIC?
Los libros, como ocurre con los medios, se ven forzados a cambiar su soporte material o al menos, a duplicarlo. No creo que desaparezcan como libros, quizá más adelante comience a preferirse el soporte digital al papel, pero no lo veo muy inminente. Hay una civilización que desde hace 500 años se apoya en la obra en papel; no me da la sensación que los hábitos asociados a las publicaciones de papel vayan a perderse por ahora.

 

¿Quién es el interlocutor de este libro?
El libro hace un ejercicio muy importante que es mirar hacia atrás, hacia el pasado, y revisar qué rasgos ha ido marcando la democracia en la cultura masiva. El lector que buscamos es el lector joven, el que no sabe cuál es esa historia y cuáles son las continuidades. Hay muchas más continuidades que rupturas, según lo que se puede percibir a lo largo de los capítulos. Para los que hemos escrito, la edad es un dato relevante. No es lo mismo haber vivido ciertos momentos clave, como el del regreso a la democracia, que no haberlo vivido. Podemos tener cierta sensación de decepción, entre ese momento y el actual. Los que son más jóvenes pueden reconstruir ese acontecimiento pero no lo experimentan de la misma manera. En un sentido, quizá sean más objetivos; en otro, quizá sean más distantes a esas sensibilidades. La apuesta ha sido potenciar esa diversidad, y por eso los investigadores y las investigadoras que hemos participado cubrimos un arco de edades que van de los 60 a los 30... esa diversidad, creo yo, enriquece esta obra. Pero también es un trabajo que interesa a los lectores de más edad, que hacen el balance con nosotros, que recuerdan lo acontecido y toman distancia crítica a partir de recuperar esta trayectoria de la cultura masiva.

 

¿Cuáles son las investigaciones que están detrás del libro?
Las investigaciones que nutren el libro son campos específicos, recortados individualmente. Cada capítulo está escrito por una investigadora o un investigador que hace mucho tiempo se dedica a estos temas; lo que el libro les pidió es que miraran en perspectiva lo que ya saben y lo hicieran hablar a la luz del proceso democrático. Es esta relación la novedad que propone Promesas y traiciones de la cultura masiva.