|
Adrián Ferrero, ed., Desplazamientos. Viajes, exilios y dictadura, La Plata
desplazamientos_noticia_01

Adrián Ferrero, ed., Desplazamientos. Viajes, exilios y dictadura, La Plata, Editorial de la Universidad Nacional de La Plata. 2015.

 

Los textos breves que Adrián Ferrero, escritor y crítico literario platense, presenta bajo el título Desplazamientos. Viajes, exilios y dictadura constituye un precioso trabajo de lectura y edición ejercido sobre la literatura argentina reciente.  Reúne textos de veintidós autores de diversas generaciones y estilos literarios como resultado de una investigación creativa alrededor de un vacío central que se revela muy productivo. Se trata de un vacío conceptual, pero también fáctico en tanto se estructura en torno a la desaparición, el exilio, la censura; es decir, lo que no hay, lo que se deja atrás, lo que se reprime.  El libro intenta dar cuenta de lo que de ello se ha inscripto en la literatura.

El punto de partida es un vacío porque la violencia es un corte que interrumpe el continuo de la vida, la altera, la suspende, la modifica para siempre. Las huellas de esa profunda alteración son las que Ferrero y los autores de los textos persiguen hasta sus mínimas consecuencias. Las partidas, las pérdidas, cierta nostalgia y cierto desamor campean libremente. Entre las pérdidas diversas tal vez la más importante sea la pérdida del sentido: sentido de la vida en primera instancia, pero pérdida del sentido de los afectos y de las palabras. Esta pérdida, sutil y devastadora al mismo tiempo, prefigura de alguna manera las estéticas de fines del siglo XX en la Argentina así como sus apuestas: sin esperanza, pero también sin grandilocuencia, la literatura se juega en sus condiciones mínimas, con lo cual refuerza su potencia.

Por eso la selección de textos y autores llevada a cabo con minucia por Ferrero evita lo biográfico y la anécdota: no se trata de escritores que hayan sido sólo materialmente afectados por el golpe, sino de las hilachas de ese corte histórico y cultural que nos siguen enredando a largo plazo. Autores muy conocidos o emergentes, personas que han sufrido el exilio y otras que jamás han dejado el país, algunas que lo vivieron en carne propia, y escritores muy jóvenes, todos tiene una palabra que decir: Diana Amiama, María Elena Aramburú, Eduardo Berti, Carolina Bruck, Rosalba Campra, María Gabriela Casalins, Ulises Salvador Cremonte, Juan Bautista Duizeide, Graciela Falbo, María Laura Fernández Berro, Mempo Giardinelli, Mario Goloboff, Angélica Gorodischer, Liliana Heer, Sylvia Iparraguirre, Noé Jitrik, Nelson Mallach, Analía Martonoia, María Martoccia, Tununa Mercado, María Negroni, Ricardo Piglia, Reina Roffé, Paula Tomassoni, Aurora Venturini. El vacío no consiste en sus escrituras en un tema, sino en intentar apresar algo casi inapresable pero que se siente latir en cada respiración del texto como un "sentimiento de la época".

Esto es lo que esta cuidada edición logra transmitir y expandir: una interpelación que haga eco a lo que hemos sido, a lo que somos, a lo que nos espera como lectores y como sobrevivientes.

 

 

 

Anahí Mallol