|
Decálogo del Periodista, Eloy Martínez
walsh

Eloy Martínez, reconocido escritor, guionista de cine y periodista argentino, trabajó como crítico de cine para el diario La Nación, fue Jefe de redacción del semanario Primera Plana, corresponsal en Europa para la editorial Abril en París, director del semanario Panorama y dirigió el suplemento de cultura del diario La Opinión. Como escritor, es mundialmente reconocido y entre sus obras más importantes se encuentran “El vuelo de la reina”, “El sueño argentino”. “Tinieblas para mirar”, “Santa Evita”, “Purgatorio” y “La novela de Perón”. Gabriel García Márquez lo calificó como “el mejor periodista de la lengua castellana”


Con el Decálogo del Periodista, Eloy Martínez deja sentada las bases de lo que deben ser los pilares de la labor periodística en los últimos tiempos. En lo que puede ser tomado como Los 10 mandamientos del periodismo, Eloy Martínez nos lleva a la reflexión acerca del cómo, del por qué y para qué, los periodistas llevan en sus vidas la importante tarea de informar y comunicar.
Feliz semana del periodista, a todos aquellos que se comprometen con su profesión.

Decálogo del Periodista
Por Tomás Eloy Martínez

1. El único patrimonio del periodista es su buen nombre. Cada vez que se firma un artículo insuficiente o infiel a la propia conciencia, se pierde parte de ese patrimonio, o todo.
2. Hay que defender ante los editores el tiempo que cada quien necesita para escribir un buen texto y el espacio que necesita dentro de la publicación.
3. Una foto que sirve sólo como ilustración y no añade información alguna no pertenece al periodismo. Las fotos no son un complemento, sino noticias en sí mismas.
4. Hay que trabajar en equipo. Una redacción es un laboratorio en el que todos deben compartir sus hallazgos y sus fracasos, y en el que todos deben sentir que lo que le sucede a uno les sucede a todos.
5. No hay que escribir una sola palabra de la que no se esté seguro, ni dar una sola información de la que no se tenga plena certeza.
6. Hay que trabajar con los archivos siempre a mano, verificando cada dato y estableciendo con claridad el sentido de cada palabra que se escribe.
7. Evitar el riesgo de servir como vehículo de los intereses de grupos públicos o privados. Un periodista que publica todos los boletines de prensa que le dan, sin verificarlos, debería cambiar de profesión y dedicarse a ser mensajero.
8. Hay que usar siempre un lenguaje claro, conciso y transparente. Por lo general, lo que se dice en diez palabras siempre se puede decir en nueve, o en siete.
9. Encontrar el eje y la cabeza de una noticia no es tarea fácil. Tampoco lo es narrar una noticia. Nunca hay que ponerse a narrar si no se está seguro de que se puede hacer con claridad, eficacia, y pensando en el interés de lector más que en el lucimiento propio.
10. Recordar siempre que el periodismo es, ante todo, un acto de servicio. Es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro